Framous logo

Law & Fashion

NEWS

El cuidado de la salud de las modelos llega a los parlamentos europeos

by Edel Bencomo Yarine

Poner en vigor disposiciones que establezcan el peso mínimo que deben tener las modelos para poder desfilar en una pasarela puede ser el primer paso para que se haga ver la necesidad de poner sumo cuidado en la vigilancia de la salud física y mental de estas profesionales.

Desfile de la colección primavera-verano 2014 del diseñador español Emilio de la Morena. Londres, Reino Unido, el 17 de septiembre de 2013. EFE

Desfile de la colección primavera-verano 2014 del diseñador español Emilio de la Morena. Londres, Reino Unido, el 17 de septiembre de 2013. EFE

El cuidado de la salud de las modelos llega a los parlamentos europeos

En estos días al parlamento francés puede llegar una propuesta que establecerá el peso mínimo que deben tener las modelos para poder desfilar en una pasarela de moda. La ministra de sanidad del país galo ha recibido con beneplácito la propuesta de un diputado que a su vez es neurólogo de formación y que se ha propuesto presentar una iniciativa para hacer la guerra a los trastornos alimentarios que sufren muchas chicas y chicos. Trastornos como la bulimia o la anorexia que afectan el normal comportamiento de una persona en lo relativo a sus hábitos de alimentación, van en aumento hoy día, debido a los patrones estéticos que se impone a los jóvenes a través de los mensajes que reciben por todos los medios de difusión.

Uno de los cultos al cuerpo que está de moda entre las adolescentes es el conocido como “Thigh Gap” lo que en castellano significa piernas esbeltas. Esta moda llegada desde los Estados Unidos entraña un peligro tanto físico como mental para las chicas jóvenes que se ven atrapadas por esta práctica obsesiva. Se trata de tener una separación entre los muslos de manera tal que estos no se toquen. Hay páginas webs en las que incluso se incita a las chicas a luchar por la perfección de su figura buscando tener hasta quince centímetros de separación entre ambas piernas, objetivo en muchos casos imposible de lograr sin poner en riesgo la salud.

Profesionales especializados en diversas ramas de la medicina que se relacionan con el tratamiento de trastornos alimentarios se han pronunciado sobre el peligro que entraña el incentivar este tipo de comportamiento.  Teniendo en cuenta que este espacio entre piernas es algo que tiene mucho que ver con la estructura ósea de cada mujer, es algo que resulta muy complicado de lograr de forma voluntaria. Las mujeres con caderas anchas son las que generalmente, presentan esta separación entre los muslos teniendo las piernas juntas. Por esta razón no solo se sabe de la existencia de dietas insufribles que llevan hasta la desnutrición a las chicas para lograr este objetivo estético, sino que en muchas ocasiones también se recomienda acudir a la cirugía estética para alcanzar este fin.

El Thigh Gap es el espacio entre las piernas que se muestra en esta foto de Antes y Después

El Thigh Gap es el espacio entre las piernas que se muestra en esta foto de Antes y Después

Este nuevo canon de belleza impuesto a las jóvenes  tiene su origen, posiblemente, en la tendencia tan marcada de utilizar a chicas extremadamente delgadas para los desfiles de pasarela de prestigiosas marcas de moda. La solución a este tipo de influencias nefastas para la salud física y mental de sectores como  el de los adolescentes, es poner límites a la permisividad de utilizar industrias como la moda para imponer patrones estéticos que pueden acarrear trastornos obsesivos muy dañinos para una mayoría muy vulnerable dentro de los consumidores.

En Francia se han propuesto dar el primer paso en la regulación legal de esta cuestión. Se han planteado introducir en el trámite legislativo una serie de medidas para poner freno a este tipo de conductas que en la mayoría de los casos derivan en anorexia.  Por este motivo el partido socialista ha presentado una serie de enmiendas a la nueva Ley de Salud que pretende aprobar el gobierno Francés en días próximos. El diputado galo que promovió el paquete de enmiendas exigió que se estableciese un mínimo de índice de masa corporal para las modelos que se subieran a desfilar en pasarela.  El diputado francés alegó que según está establecido por las autoridades sanitarias internacionales un índice de masa corporal de menos de 17 indica un estado de desnutrición y por debajo de 16 indica un estado de hambruna.

En pasarelas de renombre como las de Londres, Milán o Roma se exige un mínimo de índice de masa corporal de 18,5. En España la pasarela Mercedes Benz Fashion Week Madrid no permite desfilar a las modelos que no alcancen un 18 de índice de masa corporal, obligando a acreditar dichas cifras mediante un certificado médico que deben presentar en algún momento del proceso de selección, como ocurre en todos los casos de países en que se regulan estos mínimos para poder trabajar como maniquí, en una de las colecciones de cualquier firma de moda. En Estados Unidos han optado por un sistema orientativo dirigido a los diseñadores, managers y responsables de castings dentro de las agencias de modelos para dotarlos de toda la información necesaria para que sean capaces de detectar la presencia de trastornos alimentarios en las modelos. Para reforzar esta tarea orientativa también se han modificado los servicios de catering del backstage en los desfiles.

Ya en Francia se había elaborado un código de buenas prácticas en el año 2008 para regular este tipo de restricciones y proteger de esta forma la salud de las modelos. Por aquel entonces esta medida no fue efectiva, por lo que ahora, se ha recurrido a una iniciativa legislativa para dar más fuerza a este tipo de medidas dirigidas a regular una de las principales actividades promocionales del sector de la moda.  En esta oportunidad se trata de reforzar esta disposición con medidas punitivas contra las agencias para las que trabajen las modelos. Los responsables de este tipo de control dentro de las agencias de moda podrán ser condenados a multas de hasta 75.000 euros y penas de cárcel de hasta seis meses, en caso de no respetar lo regulado.

Comparte el artículo con amigos y seguidores:

twitter facebook gplus